EL DON PEDRO

Te gustan los pecios, ven a bucear al Don Pedro el barco hundido mas grande de Europa.

Características de la inmersión

 

  • Nivel requerido:

Nivel avanzado

  • Profundidad máxima:

+40 metros

  • Profundidad mínima:

25 metros

  • Profundidad media:

30 metros

Si hay una inmersión que destaca por encima de las otras, esa es, sin duda alguna, la inmersión en el pecio Don Pedro. Una inmersión con una profundidad máxima de 47 que seducirá a todos los buceadores, especialmente a los amantes de los pecios y las profundidades. Hoy en día es el pecio buceable más grande de Europa y uno de los principales atractivos de los buceadores que vienen a las pitiusas, pero ¿por qué el Don Pedro resulta tan enigmático? ¿Qué pasó para que un carguero de 147 metros de eslora se hundiera a poco más de una milla del puerto de Ibiza? 

 

Era un 11 de Julio de 2007. 2:30 de la mañana. El carguero Don Pedro, propiedad de la naviera Iscomar, zarpa del puerto de Ibiza en dirección al puerto de Denia. Nunca llegaría. A los pocos minutos de salir, la tripulación escucha un fuerte golpe en el casco. Saltan las alarmas. La tripulación se percata de que el buque ha tocado la parte alta de uno de los bajos del islote conocido como el Dado. Se ha abierto una gran vía de agua a babor y ya no hay nada que hacer. El barco se hunde. A bordo, veinte trabajadores de la compañía son rescatados durante la madrugada y el Don Pedro se hunde rápidamente frente a las costas de Ibiza. Ahí comienza la otra historia del Don Pedro.

 

Tras meses de discusiones entre técnicos y representantes políticos, aún no se ha tomado una decisión firme sobre qué hacer con el carguero. Ha pasado más de un año desde el accidente, el Don Pedro yace silencioso a 47 metros de profundidad. El final de los trabajos de descontaminación del carguero y vaciado de carga han dado paso a una paulatina colonización por parte de las especies locales.

 

Desde la Marina de Botafoch, el pecio se encuentra a 7 minutos de navegación, mientras que desde Formentera está a menos de 20 minutos en dirección norte. El pecio tiene un mínimo de 2 inmersiones, en la proa y en el castillo de popa, quizá la parte más interesante del que ya es el pecio buceable más grande de Europa. Se puede programar una tercera inmersión en la arena para observar el pecio y sus habitantes más raros, estrellas, erizos y si hay suerte, un pequeño tiburón “Gató” que vive en los alrededores

 

La inmersión en el Don Pedro comienza después de que uno de nuestros instructores asegure el fondeo en el punto de amarre que VELLMARÍ tiene situado en el pecio. Los buceadores pueden aprovechar ese momento para terminar de equiparse.

 

Una vez fondeados, se inicia la inmersión descendiendo por el cabo hasta la cota de 27 metros donde empieza el Don Pedro. El pecio reposa sobre el fondo en su costado de babor (donde se abrió la brecha que provocó el naufragio), por lo que lo primero que ven los buceadores cuando descienden es el lado de estribor. Su solemnidad y espectacularidad no deja indiferentes a nadie. Es apasionante bucear entre sus barandillas, mirar en todos y cada uno de los huecos e imaginar como era antes de hundirse.

 

La inmersión de la proa destaca por presencia de las gigantescas anclas en su costado y por el enorme bulbo deformado por el fuerte golpe que sufrió.

 

La parte central del Don Pedro permite tener una noción de su grandeza, ya que en ese punto no es posible ver los extremos del barco, situados a más de setenta metros de distancia.

 

La inmersión en la popar es posiblemente la más interesante, ya que permite a los buceadores contemplar todo el castillo de popa, el puente, las barandillas y escaleras de la cubierta y las descomunales hélices.

 

Al ser un pecio muy reciente, la colonización por parte de las especies locales se está produciendo de forma paulatina. Los primero animales en instalarse en el Don Pedro fueron las esponjas, las ascidias y las algas pardas y rojas. Pronto comenzaron a llegar numerosos bancos de jureles y castañuelas y las estrellas de mar que poblaban ya la zona, no tardaron en encontrar acomodo entre los hierros del carguero. Los últimos en encontrar refugio en el Don Pedro, atraídos por la cada vez mayor presencia de peces pequeños como los fredis y la julias, han sido las barracudas y las sirvias, éstas últimas de un tamaña muy considerable. Tanto las barracudas como las sirvias hacen constantemente gala de la curiosidad que les has hecho conocidas entre los buceadores.

<

 

 

DESTACADO

Contacto

VELLMARI

Marina de Formentera

Puerto deportivo de la Savina

07870 Formentera

 

Si desea ponerse en contacto con nosotros, no dude en llamarnos al teléfono:

+34 971 322105

Envíenos un correo electrónico a

formentera@vellmari.com

 

VELLMARI en redes sociales